Blogger templates

lunes, 9 de diciembre de 2013

Ficción

La ficción poco a poco nos va arruinando. Nos hace tener una perspectiva totalmente diferente de la vida y a medida que uno crece y va adquiriendo experiencia sobre diferentes cosas, nos damos cuenta que nada es como se veía en la pantalla grande. Sin dudas, la tecnología nos está convirtiendo en sus esclavos a tal punto que ya no somos capaces de buscar soluciones por nosotros mismos. Incluso, confiamos más en lo que se dice en la televisión o Internet a lo que vemos o escuchamos por nuestros propios medios.

La industria cinematográfica es, sin pensarlo, una de las principales causas de melancolía en las personas -mayormente adolescentes- donde llega ese punto en el que nos enteramos que nada es lo que parece y que todo es totalmente diferente. El cine nos tiene acostumbrados a pensar que las cosas se consiguen en tres días. Es por eso que probablemente cuando, por ejemplo, una persona comienza a cuidarse en las comidas y hacer ejercicio cree que en un par de días ya va a notar la diferencia pero la realidad es que la diferencia se notará recién al mes y es mucho más difícil llegar al objetivo final que como estamos acostumbrados a ver.

Por años esperamos a “la mujer de nuestros sueños” (o al príncipe azul) y siempre nos llevamos una desilusión bastante grande al saber que tal persona en verdad no existe -aunque seguramente la esperaremos por el resto de nuestra vida-. 

La televisión de hoy es basura. Encima nos ponen horarios a los diferentes programas como si nosotros tuviéramos que programar nuestra mente y decir: “a las 20 hrs. tienes que ver tal programa” y no puede ser que sea así. No podemos permitir que la tecnología nos haga sus esclavos y nos maneje como quiera.

Con todo esto, no me refiero sólo a la ficción cinematográfica o a la ficción literaria; también me refiero a la ficción que se genera dentro de una red social. Muchas personas hoy en día se conocen en persona pero sólo se hablan mediante la tecnología. Personalmente, prefiero estar con un amigo hablando cara a cara, viendo sus expresiones, la forma en cómo dice las cosas, etc. a estar hablando por medio de un teléfono móvil sin darle importancia a lo que pasa alrededor.

Si les gustó no olviden de dejar un comentario por aquí debajo. A la vez, pueden seguirme en Twitter pulsando el botón que se encuentra ubicado en la esquina superior izquierda.

A la vez les quiero informar que desde la próxima semana comenzaré a subir las entradas cada Jueves, por lo que nos vemos el Jueves 19!!

Un beso a todos y que tengan una buena semana; Matt.

sábado, 6 de julio de 2013

Laberinto del tiempo

¿Qué sería de nuestra vida sin el tiempo? Acaso, ¿sería una vida más libre? Piénsenlo bien; si tan sólo no existiera el tiempo, ¿podríamos apreciar lo bello de la vida? Dense cuenta que el mundo vive apurado. No hay una sola persona en este mundo que no viva con gran prisa. Tenemos grandes proyectos, grandes planes, y al momento de estar realizando uno estamos pensando en el otro. ¿Por qué cuesta tanto disfrutar el momento; disfrutar el día a día? Nos preocupamos más por lo que debemos hacer dentro de unas horas, o dentro de unos días, en vez de sentir satisfacción por lo que estemos realizando en ese momento.

El tiempo no nos sirve. Me da la sensación que el mundo quiere que todo se pase rápido. Y quizá, es por ello que se pasa volando. Un día es uno de Enero y al otro día es treinta y uno de Diciembre. Constantemente repetimos y repetimos que el tiempo se pasa en un abrir y cerrar de ojos. Pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar qué has conseguido en todo este tiempo? ¿te has puesto a pensar siquiera una vez en las enseñanzas que te dejó todo un año?

Sería grandioso poder detener el tiempo y poder observar los fenómenos que se nos presentan día a día. Basta con tan solo echar un vistazo a nuestro al rededor y observar lo maravilloso que es la naturaleza. Incluso, me animo a decirte que dudo que hayas podido contemplar el sonido del silencio. Vivimos hablando, y hablando, y hablando. Muchas palabras para un mundo con pocas acciones.

Nada de ésto nos permite agradecer lo que tenemos en nuestras vidas. Necesitamos que nos pase algo como estar al borde de la muerte, fumar hasta que te de cáncer, beber hasta entrar en un colma alcohólico, etc., para poder apreciar de una buena vez lo que es la vida.

Con esto no digo que debes alejar lo negativo de tu vida porque es prácticamente imposible. Sólo digo que todos deberíamos comenzar a preguntarnos .. ¿qué estamos haciendo con nuestra vida? ¿soy quien quiero ser, y como quiero ser? ¿soy feliz? Es muy importante ésto ya que hoy en día a casi nadie le interesa ser feliz. Creen que ser feliz se consigue mediante el dinero y hasta son capaces de hacer cosas que quizá no quieren como entrar en la empresa familiar o estudiar algo que realmente no te gusta. El dinero lo queremos todos, eso no te va a ser especial. Guárdalo en tu cabeza, porque déjame decirte que tener dinero no te llenará el alma, no te hará sentir feliz, y mucho menos te hará ser alguien especial. ¿Quieres ser especial? Haz algo por ti. Ten consistencia en lo que quieras lograr, deja de poner excusas una y otra vez, haz todo lo que puedas hoy ya que mañana será demasiado tarde, y lo más importante de todo: deja de culpar al resto por todo lo que te sucede a ti. Todas las acciones que nosotros realicemos traerán algo bueno o algo malo. Sea lo que sea, es todo culpa tuya.

No sean uno más del montón; no se rebajen a una sociedad que sólo le interesa llenarse de dinero y cuando llegan a una determinada edad se arrepienten porque no pudieron decidir bien. El único objetivo del hombre es la felicidad. Quien no quiera conseguir eso es porque no tiene ganas de vivir, definitivamente. Cada proyecto que uno tenga no va a ser sencillo y no va a durar dos o tres días... te llevará hasta años. No quieras ir a las apuradas, siéntate y disfruta de la vida. Observa lo que hay en tu entorno y anota en tu cabeza cada uno de los detalles de todas las cosas. Ponte a pensar que has vivido a lo largo de 20, 30, 40 años, y puede perderse en un segundo!

Disculpen si no tengo una gran constancia en mi blog, es tan sólo que no me gusta escribir por el simple hecho de hacerlo. Me gusta expresarme cuando mi alma me lo pide, cuando necesito esa sonrisa al saber que tu has leído y que por lo menos  a una persona le ha gustado. 

Como siempre, los invito a seguirme en Twitter pulsando el botón a la izquierda. Si son bloggers, por supuesto que los seguiré. Cuídense y les mando un beso enorme a todos. Matt.